Grano Húmedo Quebrado - Una solución para su reserva forrajera

La versatilidad de las embolsadoras quebradoras permite diferentes alternativas al momento de almacenar el grano:

  • a) el embolsado de grano seco entero, como cualquier embolsadora convencional
  • b) el embolsado de grano seco partido para su uso directo en racionamiento
  • c) el embolsado y ensilado de grano húmedo entero para racionamiento
  • d) el embolsado y ensilado de grano húmedo partido para racionamiento

La embolsadoras quebradoras, equipada con rolos quebradores, están especialmente diseñadas para el manejo de grano húmedo quebrado o partido y su transformación en un concentrado de altísima calidad nutricional, ideal para utilización en feed-lots y establecimientos tamberos.

El trigo, la cebada, el sorgo y el maíz son cereales que pueden procesarse de esta forma. Se debe cosechar en forma anticipada (unas 3 a 4 semanas antes del tiempo de cosecha usual), para que el grano esté en su punto de máximo valor nutricional y tenga el índice de humedad adecuado para lograr una buena fermentación. También es posible embolsar arveja proteica y otras leguminosas de interés forrajero.

El quebrado es un método de procesamiento que garantiza la preservación del grano con alto contenido de humedad cuando es ensilado anaeróbicamente. Consiste en fracturar o agrietar la superficie del grano para exponer el almidón que contiene a la acción de bacterias ácido-lácticas.

El ensilaje de grano partido se basa en la fermentación que llevan a cabo las bacterias del ácido láctico. Éstas se desarrollan en un ambiente anaeróbico con un pH ácido de alrededor de 4.

Los beneficios del grano partido ensilado con respecto al grano seco son numerosos. Algunas de las ventajas para los animales son:

  • A) mejor digestibilidad.
  • B) Mayor palatabilidad.
  • C) menor riesgo de acidosis, lo que permite racionar cantidades mayores.
  • D) Suministro de energía más gradual y estabilidad mejorada del rumen.
  • E) Mejor tasa de conversión.
  • F) Producto libre de polvo.
  • G) Mayor contenido proteico (en maíz, 10% a 12% en húmedo vs 8% a 9% en seco).
  • H) Muy apto para no rumiantes como porcinos, equinos y aves de corral.

Qué ocurre dentro de la bolsa?

Estudios llevados a cabo hace ya 90 años determinaron que el proceso de fermentación láctica o ensilado del grano húmedo partido permite al mismo alcanzar su máximo nivel nutricional, rendimiento de materia seca, y digestibilidad.

La bolsa de polietileno constituye un ambiente óptimo para el desarrollo del proceso anaeróbico de fermentación láctica. Sus tres capas ofrecen un sellado hermético e impiden el intercambio gaseoso con la atmósfera, ofreciendo completa protección del clima y de la acción de enfermedades, hongos e insectos.

Al inicio del almacenaje se desarrolla la fase aeróbica, en la que el grano consume todo el oxígeno presente en la bolsa, generando anhídrido carbónico a cambio. Posteriormente transcurre la fase de fermentación láctica propiamente dicha. Se produce una baja apreciable del pH, lo que impide fermentaciones indeseables. Cesa toda actividad enzimática y parte de los azúcares presentes en el grano se transforman en ácido láctico, el cual opera como agente de conservación del ensilaje. Se estabiliza el producto, que conserva calidad nutricional y características organolépticas intactas a través del tiempo.

Variación del contenido de humedad en función del estado del grano

Las ventajas en la producción de grano húmedo para quebrado y embolsado pueden resumirse en:

  • a) La cosecha temprana permite la implantación anticipada del cultivo subsiguiente.
  • b) El producto obtenido no requiere procesamiento posterior y se ahorra en flete y secado.
  • c) Al cosechar anticipadamente se evitan pérdidas por caída de grano maduro, por mayor incidencia de plagas, y por factores climáticos adversos.

“Puede generar un aumento de hasta un 10% en el valor nutritivo del grano para ración.” (del Departamento de Ciencia Animal de la Universidad de Missouri en EEUU, en referencia a maíces y sorgos cosechados tempranamente y convertidos en ensilaje de grano para producción de carne). El silo de grano húmedo partido posee mayor valor energético que cualquier otro forraje ensilado, con valores de hasta un 75% de materia seca.

El quebrado del grano lo realiza la embolsadora equipada con molinos de rolos.

Al romper la cubierta del grano, las bacterias de fermentación actúan sobre el almidón del endosperma, iniciando el proceso anaeróbico que lo transformará en una ración altamente digerible y nutritiva.

Los costos de almacenar grano como ración húmeda son menores a almacenar grano entero. Se elimina el gasto de secado y gastos de transporte y almacenaje posteriores. Por la menor demanda de época, hay mayor disponibilidad de cosechadoras y se contrata el servicio a menor precio.

A diferencia de un silo bunker, el embolsado tiene la ventaja de proveer el quebrado, la compactación y la atmósfera anaeróbica en una única operación automática y continua, eliminando imprecisiones. El grano embolsado aumenta su nivel de nutrientes, porcentaje de materia seca, palatabilidad y facilidad de asimilación a medida que la fermentación progresa durante un período de tres semanas. El valor energético del maíz aumenta con el paso del tiempo pues la matriz de proteína se solubiliza liberando todo el almidón disponible en el grano.

Al cosechar con anticipación de dos o tres semanas, el grano se encuentra en el máximo de su potencial nutritivo. La cosecha temprana elimina la incertidumbre al excluir la posibilidad de eventos perjudiciales posteriores. Ejemplos de tales eventos serían la caída del grano a causa de temporales o la irrupción de agentes patógenos. También permite disponer de los lotes con mayor anticipación para barbecho o las labores del próximo cultivo. “Las pérdidas a la cosecha pueden reducirse en un 5 o 10 por ciento. Las pérdidas promedio son del 13% en un grano cosechado con 15% de humedad, versus pérdidas promedio del 2% en un grano cosechado con 26% de humedad.” (del Departamento de Ciencia Animal de la Universidad de Missouri, en referencia a maíces y sorgos cosechados tempranamente y convertidos en ensilaje de grano para producción de carne).